KALI - YUGA | SAMAEL AUN WEOR | ESTUDIO DEL HOMBRE por Samael Aun Weor | MAESTROS | Enlaces | SOBRE EL ALMA por Samael Aun Weor | El Maestro Dijo | El Maestro Dijo II | El Maestro dijo III | El Maestro Dijo IV | Cuentos | LAPERFECCION DE LA CONCENTRACION | Las curas con Aloe - Ajo - Cebolla - Limón | LA VIDA DE MILAREPA | LA VIDA DE MILAREPA II | Su Santidad Dalai Lama | Práctica de Chenrezig | Lama Gendun Yarphal | El Sutra del Corazón
 
Las curas con Aloe - Ajo - Cebolla - Limón
 
 
Las curas con

ALOE-AJO-CEBOLLA-LIMON

IMPORTANTE
Esta publicación aspira a informarlo de las propiedades curativas del áloe, el ajo, la cebolla y el limón. Sin embargo es muy importante tener presente que en ningún caso, aún en el más insignificante, dicho uso es o será el sustituto de una consulta y /o asesoramiento de su médico.

Aloe
Este nombre proviene del latín "Aloe" y éste del griego aloe, del árabe alloeh o del hebreo halal, quiere decir "sustancia amarga y brillante". Cuando decimos áloe vera, significa verdad o verdadero, que antiguamente se utilizaba para calificar a todas las especies de óptimas propiedades medicinales.
Las diversas variedades de áloe tienen su origen, por lo general, en las regiones cálidas y áridas de Africa meridional y oriental; espontáneamente se desarrollan en las diferentes zonas cálidas del mundo; en algunas regiones de Asia, China, India y Japón; en la zona meridional de España (introducidas por los moros), en Las Antillas y en algunos países de América llevadas luego del descubrimiento). El nombre del lugar de origen, el de su descubridor o el de sus propiedades más salientes, dan el nombre a cada variedad de áloe, para conocer profundamente cada especie y los híbridos que se van formando se necesita el conocimiento especializado de un aloísta.
Son plantas que se adaptan a los ambientes secos, tienen hojas grandes de color verde grisáceo o azulado, algunas veces con manchas o puntos duros; son carnosas, sin fibra, aunque hay algunas finas y duras, tienen forma triangular, puntiagudas, que crecen en rosetas compactas. Algunos carecen de tallo. Sus flores son de colores variables, brillantes y llamativos (rojo, anaranjado o amarillo) son tubulares y están compuestas de 6 piezas. Por lo general crece en invierno y su floración varía según las especies, en primavera, verano o invierno.
Las propiedades medicinales del áloe han logrado una aceptación generalizada, en particular en el uso casero; se pueden encontrar publicaciones con recetas y preparados en base al áloe, para utilizar en la generalidad de las afecciones conocidas. A modo de información se consignan los siguientes casos en que se utiliza el áloe:
· Enfermedades infecciosas: tuberculosis, anemia, parálisis de diversos tipos, curativo de fístulas, heridas, etc.
· Enfermedades cardiovasculares.
· Enfermedades digestivas: gastritis, úlceras, etc.
· Enfermedades hepáticas: hígado, vesícula.
· Enfermedades renales: riñones, vejiga.
· Enfermedades reumáticas: artritis, artrosis, gota.
· Enfermedades circulatorias: varices, hemorroides.
También se aplica en el tratamiento de enfermedades venéreas; es eficaz para tratar la diabetes y se indica para las enfermedades de la mujer. Tiene la capacidad de combatir virus y bacterias: ayuda a segregar jugo gástrico, favorece la digestión y es energético del corazón y el sistema nervioso.
Los preparados de hierbas medicinales se denominan magistrales y permiten una duración y conservación por largo tiempo, pueden prepararse como infusión, tisana, tintura, cocimiento y maceración. el más frecuente para la preparación del áloe consiste en: colocar en maceración las hojas de la variedad de áloe en alcohol de 70° en una proporción de 200 gr. de hojas por cada litro, se deja diluir y se conserva en un recipiente de vidrio bien tapado, el recipiente debe ser de vidrio oscuro para impedir que se filtre la luz.
Existen, además, gran variedad de recetas en base al jugo de áloe:
· Para mejorar el apetito, por ejemplo, una cucharadita de té de jugo de áloe antes de las comidas 2-3 veces al día es muy eficaz.
· Para los problemas digestivos, triturar 50 gr. de hojas de áloe con 100 gr. de miel natural caliente, pero sin hervir. Se deja reposar durante 24 horas, luego se calienta, se filtra y se toma una cucharadita de té por la mañana, antes del desayuno.
· Como digestivo y aperitivo, el licor estomacal, ayuda a una muy buena digestión a las personas con digestiones lentas:
sumidades y raíz de angélica, 30 gramos;
cálamo aromático, 4 gramos;
mirra, 2 gramos;
canela en rama, 2 gramos;
acíbar (Jugo de aloe) 1 gramo;
vainilla, 1 gramo;
nuez moscada, 0.25 gr.;
azafrán, 0.25 gramos.
Se colocan a macerar en una botella junto con un litro de espíritu de vino durante 15 días. Luego se filtra el alcohol y se le agregan 500 gramos de azúcar, previamente disueltos en 0.5 litro de agua.
Hay gente que aún estando saludable tiene como costumbre tomar una cucharada de áloe cada mañana con un poco de jugo de frutas, justificando la toma, aseverando que se sienten mejor y con más energía, su digestión mejora y de esta forma se mantendrán sanos por mucho tiempo. Ya que el áloe ayuda a curar úlceras, constipaciones y colitis, y posiblemente la artritis, entonces es muy útil como preventivo de esas enfermedades.
Cómo se utiliza la planta
Las hojas preparadas de diversos modos previenen y tratan las enfermedades. Su uso es sencillo porque se pueden comer directamente las hojas o su pulpa, o utilizar ambas en preparados. Tiene muy pocas contraindicaciones. Las personas débiles por ejemplo, no deben tomarlo nunca en ayunas. Cuando se tenga diarrea hay que suspender las tomas. Está también contraindicada en los períodos de embarazo y menstruación. Los efectos negativos son debido a que uno de los principios activos de la aloma tiene una acción sobre la contractura de la musculatura lisa del útero, por lo tanto en el caso de embarazo puede provocar aborto. En cuando al período menstrual se corre el riesgo de una abundante hemorragia.
Las hojas siempre se cortan de la parte más baja de la planta, porque son las más antiguas y de mejor calidad. Las espinas del borde se sacan, se corta la hoja por el centro para usarla con cascara o se le quita la cascara para obtener sola mente el gel. No hay que olvidar que cuanto más edad tiene la planta (3 a 5 años) sus propiedades son más potentes; recordar que no haya recibido agua durante los cinco días antes de ser cortada; para que la concentración sea mayor, las hojas se cortan a la noche o par la mañana muy temprano.
El jugo se le extrae usando una juguera o rallando las hojas, exprimiendo la pasta en una gasa.
El gel de la hoja se utiliza en forma directa aplicado sobre la parte afectada; cabellos, piel, boca, músculos cansados, manos o piernas o se puede ingerir en forma directa y en pequeñas cantidades -fragmentos de 5 a 10 cm del interior de la hoja, acampanado de pan con miel-.
El acíbar puede aplicarse sobre lastimaduras, llagas, o se lo ingiere en pequeñas dosis, solo o acompañado, de acuerdo al criterio del médico que lo recomiende.
El té o la infusión, se prepara con agua caliente y el jugo de la hoja que se extrae en forma directa. Puede utilizarse polvo de áloe o áloe disecado.
Para inhalar se hierve la hoja y se respira el vapor.
En cataplasma, se coloca frío o caliente sobre la parte afectada y se deja un tiempo prudencial para que actúe.
Para preparar el té, se recomienda usar la variedad de hojas más finas, se recortan los bordes espinosos y las hojas se cortan en trocitos finos; se secan al sol y se guardan en un frasco oscuro.
Para preparar polvo, se pelan las hojas más gruesas y grandes. Se dejan secar al sol y se machacan en un mortero de porcelana.
En cuanto al licor, se cortan las hojas en cuadraditos y se ponen a macerar en una botella de licor blanco o alcohol.
En diferentes publicaciones de tratamientos con áloe para uso interno, se encuentran las siguientes:
De acuerdo al recetario popular, para la acidez estomacal está recomendada la ingesta de pulpa de la hoja de áloe.
Angina
Mucha gente recurre al áloe en estos casos porque reduce el dolor. Como no es un medicamento, no hay inconveniente si se tragan algunos sorbos, por el contrario, así se logrará una penetración más profunda en la garganta. Como no se trata de un antiséptico, es menos traumático que algunas medicinas, pero como puede ser usado frecuentemente, el efecto final es siempre óptimo, de acuerdo a la experiencia de algunas personas.
Artritis
En la actualidad se está investigando el alcance del áloe en el tratamiento de la artritis y sus diversos tipos; lo cierto es que en general alivia los síntomas de esta enfermedad bebiendo una o dos cucharadas de dos a cuatro veces por día. Puede tomarse el gel del áloe o el jugo, según la preferencia, y es mucho más sencillo cuanto está refrigerado, puede tomarse con jugo de frutas o agua. Muchas personas tienen resultados inmediatos, otras notan la diferencia recién al segundo mes; es decir que se recomienda dos meses de prueba para aquellos que estén interesados en verificar el uso del áloe. A medida que los dolores disminuyen, la dosis de mantenimiento es de una cucharada por la mañana y otra por la noche.
Las fricciones también dan buenos resultados en los músculos doloridos y articulaciones, el alivio temporario se experimenta en pocos minutos y pueden repetirse las fricciones ya que no tiene efectos colaterales.
Asma
Existe un antiguo remedio casero para el asma y consiste en hervir algunas hojas de áloe en una olla con agua y aspirar el vapor. Actualmente, es mucho más práctico poner un poco de jugo estabilizado de áloe en el atomizador con la ventaja que se puede respirar el vapor en frío, debido a que muchos asmáticos no pueden respirar muy bien el vapor caliente.
En cuanto a las lesiones en la boca, úlceras y llagas, abscesos, dolores de muela o problemas de encías, sin ninguna duda necesitan la atención de un profesional, pero se puede lograr un alivio pasando un poco de jugo por la boca. Para lograr más efectividad, se coloca un trozo de pulpa entre las encías y la mejilla, teniendo en cuenta que previamente la pulpa debe ser pelada y muy bien lavada, quitándole todo el jugo amarillo amargo.
Es muy útil para aliviar las ulceraciones; se puede recurrir al jugo comercial, humedeciendo un trocito de algodón y colocándolo debajo del labio o de la mejilla donde se encuentre la llaga.
Todo autor con responsabilidad, afirma que la persona que tiene un problema orgánico serio, debe consultar de inmediato al médico. Un dolor en el abdomen puede ser causado por un trastorno de cuidado, y en muchas partes del mundo, donde es muy difícil llegar a un centro de salud o a la atención del médico, recurren al áloe como prueba. En muchos casos da resultado, pero, naturalmente, no siempre es así.
En general se toma áloe en los casos de constipación; como no es un remedio, colabora con los órganos digestivos para que funcionen normalmente. Asimismo, se han hecho informes que muestran que es muy efectivo en los casos de colitis e inflamaciones en el tracto digestivo.
Se regulariza la función intestinal tomando una o dos cucharadas de jugo o gel varias veces al día; el jugo de la pulpa no es laxante, pero el zumo sí es purgante. En general la gente lo utiliza para ese fin colocando la corteza verde de la hoja en una jarra con agua en la heladera y toman una o dos veces por semana como regulador natural; la efectividad está determinada por la cantidad de corteza en la jarra, a menor cantidad de corteza, más suave resultará.
Tratándose de dolores de cabeza, el sistema empleado es difícil de creer para la mayoría de las personas, ya que creen que si el alivio llega, sería causado por un efecto placentero, pero no es así. Antiguamente, se colocaba un corte de hoja sobre la frente para aliviar el dolor de cabeza. Ahora, se puede humedecer una tela con el jugo, colocarlo sobre la frente y recostarse. Si el dolor está originado en una presión de sinusitis, la tela embebida puede cubrir los ojos y las mejillas.
Popularmente se reconoce la efectividad del áloe para el dolor de muelas: se coloca un trozo de pulpa de la hoja de áloe sobre la carie para calmar el dolor.
Algunas cucharadas de áloe mezcladas con jugo de fruta, ayudan a aliviar la pesadez estomacal por el exceso de comida o cuando la comida está muy condimentada. Si se ha bebido mucho alcohol, se recomienda tomar una cucharadita de áloe diluido en agua.
Se recomienda para las heridas: una pizca de áloe disuelto en agua caliente es efectivo para lavar heridas, llagas, úlceras y quemaduras. Si se aplica 10 gramos de áloe triturado con 5 gramos de mirra sobre heridas recientes, se contrae y las cura.
En dosis pequeñas se la utiliza en homeopatía para todas las enfermedades que afectan el intestino grueso (colon principalmente) y el ano (hemorroides). Para las molestias que muchas mujeres sufren durante su período menstrual, como los calambres (antes y durante) pueden ser disminuidos tomando varias cucharadas de jugo con un poco de jugo de fruta, a la mañana y noche, antes y después del período menstrual.
Aún no se han efectuado investigaciones sobre el posible efecto que el jugo de áloe puede tener en las cataratas; en algunos casos sólo se ha informado de una mejoría. Han sido aplicadas unas gotas una vez al día por varias semanas.
No se ha evidenciado ningún efecto adverso, pero únicamente es el médico quien debe dar una opinión profesional sobre el caso.
Los ojos y los oídos resultan los órganos más delicados, es por eso que debe recurrirse al médico ante cualquier inconveniente. Así y todo, el áloe ha sido utilizado como remedio casero desde hace mucho tiempo atrás.
Una pocas gotas en el oído dolorido por lo general, producen alivio inmediato o, a veces, se acentúa levemente antes de llegar el alivio. Muchos la nombran como una solución ocular excelente.
Algunos han mezclado en partes iguales el jugo de áloe y agua para reducir su acidez y evitar el ardor.
Precauciones
Se recomienda que el áloe no debe darse a las mujeres durante la menstruación y el embarazo, ni tampoco a los que padecen hemorroides, ni a los niños. La acción irritante que ejerce el áloe sobre el intestino grueso se transmite a todos los órganos vecinos: riñones, vejiga y útero, su empleo está contraindicado en el período de gestación y en las enfermedades inflamatorias de los órganos genitourinarios.
Como purgante, la tradicional acción del áloe lo hace componente de distintos preparados. Casi siempre se prescribe acompañado de jabón o sales alcalinas que incrementan su actividad y con carminativos que moderan su tendencia a causar cólicos.
Para los resfríos y gripes, tomado en infusión es muy recomendable. El recetario popular asegura que tradicionalmente se ha usado una preparación muy efectiva para curar la tos y la gripe. Consiste en abrir una hoja de áloe, rociarla con azúcar negra y dejarla al sereno. Durante la exposición se forma un jugo que debe ser recogido por la mañana. Se usa directamente como jarabe. En nuestro país este preparado se ha usado también con la hoja de tuna.
Popularmente también se aconseja para los dolores reumáticos, también en el caso de golpes y torceduras; la receta casera consiste en cortarla hoja de áloe en trozos pequeños y ponerlos a macerar algunos días en alcohol puro o alcanforado, y hacerse fricciones con el preparado.
El áloe es un inhibidor del dolor, cuando se lo aplica sobre la piel es directamente absorbido por las células hacia la sangre, y es por eso que el alivio es tan efectivo debajo de la superficie. Debe asegurarse que la superficie esté perfectamente limpia. Un viejo remedio casero consistía en calentar una hoja, cortarla y aplicarla sobre la zona dolorida por media hora.
También se aconseja aplicar compresas de jugo o de pulpa natural para los golpes y torceduras, dolores musculares y reumáticos.
Restaura la sensibilidad en la piel donde un nervio dañado produjo entumecimiento. La aplicación diaria de la loción, crema, ungüento o jugo de áloe ha logrado la sensibilidad por muchos años, también se ha respondido al tratamiento en los dos meses. En general es difícil de creer que este efecto se logre por una aplicación local, pero sucede que este elemento penetra dentro del tejido y es transportado por la sangre hasta las capas más internas de la piel donde los estimulantes biogénicos parecen mejorar la actividad celular, incluidas las células nerviosas.
En una picadura de abeja, avispa, hormiga, escorpión o mosquito, sin pérdida de tiempo se aplica una hoja de áloe abierta, impregnando la zona con el jugo. Reduce el dolor, la hinchazón y la recuperación es rápida.
Para el alivio de pies cansados o doloridos, se aplica un poco de jugo o una hoja abierta por la mitad, masajeando los pies. También un baño de pies en agua caliente con un cuarto de taza de jugo de áloe, es muy efectivo.
La sinusitis tiene que ver con presiones en las cavidades de los senos nasales que se extienden a través de la cara en su mayor parte. Se pueden encontrar inhaladores, descongestionantes y otros medicamentos que reducen las molestias de la sinusitis, pero no deben usarse con continuidad. A pesar que el áloe no es tan drástico como los antihistamínicos, ha sido usado por mucha gente con buenos resultados.
Se toma un inhalador vacío, se quita la tapa con un par de pinzas, se limpia muy bien la botella y luego se llena de 2/3 partes de jugo estabilizado de áloe, luego se reajusta la tapa con un pequeño tubo. Las personas que lo han probado afirman que es más efectivo usarlo regularmente aún antes de que la sinusitis comience a molestar. Como no es un descongestivo poderoso, es menos útil cuando la condición se torna aguda.
Se afirma también, que la aplicación de áloe en el caso de alergias, reduce la picazón, cura erupciones y llagas; además las cicatrices menores se reducen y hasta pueden desaparecer con la aplicación constante durante un tiempo prolongado de jugo de áloe. Algunos recomiendan la vitamina E, y hay quienes combinan los dos elementos para lograr mejores resultados.
Cierra las heridas, reduce las cicatrices y evita la posibilidad de una infección. Se limpia la herida, se aplica pulpa de la hoja y se venda; su uso es muy eficaz en cualquier corte de piel.
La culebrilla, es una infección superficial de hongos y no se resiste al tratamiento conjugo de áloe o productos que lo contengan. Si la culebrilla apareció en la cabeza, el cabello que se pierde crece con rapidez una vez que el producto ha actuado sobre el hongo. Una vez curado, se recomienda seguir con el tratamiento por lo menos una semana más para prevenir su reaparición.
Antiguamente el áloe fue uno de los pocos conocidos neutralizantes de bacterias que podían reducir el olor del cuerpo. Desde ya que no es tan poderoso como los actuales desodorantes, este es un suplente eficaz y natural.
Durante el embarazo o después del parto, aplicando el jugo de áloe sobre el abdomen, se reduce la posibilidad de marcas o estrías.
La infección de hongos típicamente masculina, el pie de atleta, se produce por lo general en verano. El áloe es muy efectivo para curarlo, si resulta muy molesto, se aplica una tela mojada con jugo de áloe por la noche para dejarlo actuar. Para que la curación sea más rápida puede aplicarse directamente el gel del interior de la hoja, sujetándolo con vendas o medias.
Las infecciones por hongos pueden ser muy variadas, tal vez no todas resultan curadas con áloe, pero, de todos modos, es muy recomendable para su tratamiento; pueden curarse los hongos que salen bajo las uñas, empapando gasas con jugo, envolviendo los dedos y sujetando. El tratamiento debe ser constante hasta su total desaparición.
En los labios secos o agrietados la aplicación del áloe da buenos resultados. El jugo puro de áloe es una loción, sin perfume, que calma el ardor de pieles delicadas después de afeitarse. Se recomienda su uso antes y después de afeitarse o depilarse.
Para las manchas marrones de la piel, la aplicación de áloe las reduce y renueva la piel. El tratamiento debe hacer se por varios meses durante los cuales es aplicado reiteradamente. Los resultados si bien no son rápidos, son muy efectivos.
Para la psoriasis, el jugo aplicado varias veces por día sobre el área afectada da buenos resultados. La aplicación debe continuar aún después que haya cedido la inflamación. Si se utiliza en jugo directamente se debe recordar que hay que mezclarlo con algún aceite. No es de ahora, sino desde hace siglos, que se recurre al áloe para tratar quemaduras, cicatrizar heridas o aliviar dolores, incluyendo la psoriasis, donde reduce la escamación, la picazón y mejora la apariencia.
Para las quemaduras de sol, quemaduras térmicas profundas y quemaduras por radiaciones, el gel se mezcla con una base especial de lanolina. Alivia el dolor, disminuye la posibilidad de queratosis y ulceración, retarda y quizás retiene las alteraciones degenerativas.
Las quemaduras de sol se pueden evitar usando una loción bronceadora con áloe y filtro solar. Así se bloquea más del 90% de los rayos perjudiciales del sol.
En una quemadura se cubre el área afectada con jugo de áloe, aplicando la pulpa de la hoja en forma directa hasta que se agote, o preparando el jugo para aplicarlo suavemente sobre la piel con la mano o un trocito de gasa. Reiterar la operación varias veces hasta que el dolor disminuya.
Cualquier tipo de quemadura puede revestir gravedad y por lo tanto deben ser tratadas con seriedad y urgencia. Como primeros auxilios se puede aplicar una hoja de áloe abierta o jugo de áloe, esto detendrá el ardor y reducirá la posibilidad de una infección, evitando las cicatrices.
La herida debe mantenerse constantemente mojada con el jugo. Si la pulpa de la hoja parece seca, se rasca la superficie para extraer más jugo, así hasta que se seque completamente.
Manteniendo la herida húmeda durante las primeras 48 horas, los resultados son excelentes; la herida cierra sin dolor y sin dejar marcas. El áloe está también recomendado para la presión alta, piedras en los riñones o tiroides perezosa: lo que hace que el cuerpo pierda su equilibrio probablemente sea tan diverso como lo que lo hace recuperarlo. Algunos de los sistemas del organismo son interdependientes y reaccionan en cadena lo que a menudo complica seguirles los rastros.
El hecho es que mucha gente que está tomando un poco de jugo de áloe cada día, dicen que algunas condiciones persistentes han mejorado de pronto. Gente a la que se ha indicado tomar una medicación para la tiroides perezosa por el resto de sus vidas han encontrado que no necesitan más la medicación. Personas con alta presión arterial han solucionado el problema. No se sabe qué porcentaje de jugo bebido ha dado estos resultados. Algunos afirman que los problemas de piedras en los riñones han desaparecido desde que usan el áloe.
Debe recordarse que el áloe no es un cúralo todo y aún cuando se experimentan grandes beneficios, el problema puede dar vueltas alrededor y regresar.
Cosmética, desde Cleopatra a nuestros días
Fue en Egipto donde comenzaron a usarlo con fines cosméticos, al paso del tiempo, fueron descubriendo otras propiedades que ofrecía el áloe y que lo convirtieron, en muchos casos, en insustituible.
Para comprobar sus virtudes en cosmética basta con pasar un poco de su pulpa sobre la piel, seguidamente se siente la zona tersa y suave. Para una buena limpieza de cutis, masajear con jugo de áloe y dejar que seque. Durante algunos minutos aplicar fomentos con una toalla mojada en agua caliente y escurrida.
Para finalizar practicar un masaje general con la pulpa natural. De esta forma se logra que cierren los poros limpios, suavizando la piel.
Del mismo modo el áloe se utiliza para realizar una máscara de belleza para un cutis normal.
Sobre el cutis limpio, se aplica con pincel una mezcla de: un huevo entero, una cucharada sopera de miel, cinco cucharaditas de harina de cebada y una cucharadita de jugo de áloe. Dejar que seque para que actúe durante 10 minutos, luego lavar con agua natural.
Para un cutis de piel delicada, se coloca una gasa sobre la cara, con orificios para boca y ojos, encima se aplica la mascarilla con pincel. Se prepara con una cucharada de áloe rallado y otra igual de pepino rallado, mezcladas con cinco cucharaditas de harina de cebada y dos cucharadas de yogur natural. Dejar secar y retirar a los 10 minutos. Luego enjuagar.
Para un baño de inmersión, rallar varias hojas de áloe y colocarlas en una bolsita de gasa de algodón; colocarla dentro de la bañera con agua a 35 grados, exprimir de vez en cuando la bolsita para que largue mejor el jugo.
Para hacer masajes, se preparan varios trozos de pulpa y con ellos se masajea todo el cuerpo luego del baño.
Para el baño de todos los días, la noche antes se introduce el jabón que se usa habitualmente en un recipiente con jugo de áloe. Se enjabona todo el cuerpo con este jabón, y se deja actuar la espuma durante 5 minutos antes de enjuagar.
Para baños capilares reconstituyentes, se masajea el cuero cabelludo con jugo o pulpa de áloe y se aplican paños calientes y húmedos.
Para tratar la alopecia, mezclar jugo de áloe con el champú, la crema de enjuague y el tónico tratante. Los baños reconstituyentes se realizan una vez por semana. Luego de los 6 meses de tratamiento reviven los folículos capilares y el cabello crece nuevamente.
Elixir del Aloe
Se recomienda poner las hojas de áloe trituradas en una licuadora, mezcladas con vino, alcohol y miel que debe macerarse durante una semana, las proporciones son las siguientes:
· Aloe: 1500 gr.
· Miel: 2500 gr.
· Vino tinto: 3500 gr.
· Alcohol de 96°, 100 c.c.
Se sostiene que este elixir es altamente recomendable para los trastornos digestivos, hepáticos, dolores de cabeza, artritis, hipertensión, úlcera, anorexia, estreñimiento, problemas de la piel, alergias, reumatismo, tuberculosis, enfermedades ginecológicas, etcétera.
Elixir de la larga vida
(como estomático y laxante)
· Aloe, 50 gramos
· Raíz de genciana, 5 gramos
· Ruibarbo, 5 gramos
· Cedoaria, 5 gramos
· Azafrán, 5 gramos
· Agárico blanco, 5 gramos
· Triaca, 5 gramos
· Alcohol de 60°, 2000 gr.

Elixir sagrado
· Ruibarbo, 40 gramos
· Cardamomo, 15 gramos
· Aloe, 24 gramos
· Aguardiente, 1000 gramos.

El Ajo
El diccionario Larousse nos da una definición del ajo. Planta lilácea, cuyo bulbo de olor fuerte, se usa como condimento. El ajo se emplea mucho en las preparaciones culinarias. Posee propiedades medicinales muy activas; es un vermífugo enérgico y se ha usado como tónico y antiséptico en tiempos de epidemia.
El ajo crudo es un poderoso desinfectante, microbicida y tonificador de la glándula pituitaria (olfato); colabora eficazmente en la secreción de las "parótidas" y sublingüales, como de las glándulas de secreción gástrica; despierta el apetito, por esto está considerado como un buen aperitivo.
La infinidad de condiciones terapéuticas del ajo crudo se conocen desde la antigüedad, se utilizaba tanto para la formación de glóbulos rojos en la sangre como para combatir la mordedura de un animal venenoso, por ejemplo, un diente de ajo machacado y puesto en forma de emplasto, rápidamente, sobre la mordedura de una alimaña venenosa, destruye el veneno y desintoxica la sangre.
Dentro de la medicina casera es altamente apreciado, recurriéndose a él de generación en generación para encontrar alivio de diversas dolencias o problemas orgánicos.
Una antigua receta casera habla de las virtudes del ajo crudo machacado y mezclado con lechuga, tomate y rabanitos, un chorrito de aceite y aceitunas, para combatir la anemia y favorecer la formación de glóbulos rojos.
El zumo de ajo con agua combate más rápidamente la sed en verano, un diente de ajo crudo machacado colocado en un vaso de agua con un poco de jugo de limón es curativo para aquellos que sufren trastornos vesiculares.
Para encontrar alivio al reuma, la combinación de una ensalada de tomates y ajo crudo machacado, es muy efectiva. También el ajo crudo machacado con dátiles y miel caliente, acelera el proceso de maduración de granos, abscesos y ántrax.
En muchos pueblos del mundo, desde largo tiempo, es conocido los efectos curativos del zumo de ajo para combatir dolores y molestias, aquí nos referiremos a algunas relaciones hechas por el Doctor Helle (alemán) aparecidas en un folleto de su autoría en la ciudad de Berlín:
La tintura de ajo disminuye en un corto lapso de tiempo la tensión arterial. Disminuye las palpitaciones del corazón en los cardíacos. Activa el funcionamiento hepático. Cura hemorroides y várices.
Beneficia la función del aparato digestivo, corrige especialmente los problemas de estreñimiento. Combate el ácido úrico, aliviando las molestias y dolores en las articulaciones y músculos, conocidas como reuma, gota o ciática.
Constituye un excelente específico en los casos de fatiga, dolores de cabeza, neuralgia, y corrige el insomnio. La gordura e indisposiciones de hidropesía desaparecen con el empleo de estas gotas. Cura dolencias de los riñones y vejiga. Las gotas también se indican en los casos de eczemas y herpes. Alivia la diabetes y el reuma en general.
Como emplear el medicamento
Se toma la cantidad de ajo que se desee, se pelan y se les hace un par de cortes a cada uno; se los introduce en una botella en la que se vierte alcohol de la mejor calidad (90°) de forma que los ajos queden bien cubiertos por el alcohol. Se dejan en inmersión de 15 a 30 días, agitando cada día el contenido. Una vez transcurrido ese tiempo, se filtra y queda listo para usarlo. Se toman dos o tres veces al día antes de comer, de 15 a 20 gotas mezcladas con agua. Al cabo de un mes se descansa unos días y luego se recomienza otra vez.
Aclaración: Este procedimiento es el que recomienda el Dr. Halle. En general es más recomendable el ajo al natural, ya que el alcohol es tóxico. El ajo contiene materias amiláceas, mucilaginosas y azucaradas; sus propiedades curativas, como se dijo antes, aceleran el proceso de maduración de forúnculos y granos sobre la piel.

La Cebolla
Las cualidades desinfectantes de la cebolla es ampliamente conocida en muchas zonas de España, Italia, Francia y Portugal.
Junto con el ajo, forman una excelente dupla para contraatacar intoxicaciones producidas por mordeduras, picaduras, heridas e inflamaciones.
Actúa también como poderoso desinflamante en los casos de ronquera o estado catarral; para el reumatismo está recomendada la cebolla en forma de fricciones con el zumo o simplemente rallada, uniéndola conjugo de limón.
Una persona afectada de reumatismo puede comer cebolla cruda en ensalada can apio y lechuga, asada a las brasas, hervida, cocida al vapor, en forma de zumo crudo y en caldo cocido, en unión con otras verduras y muchas veces con limón. La cebolla y el limón pueden tomarse asociados en casi todas las enfermedades inflamatorias o infecciosas viruela, sarampión, escarlatina, gripe, pulmonía, amigdalitis, pleuresía, ronquera, herpes; en todos estos casos su acción es benéfica.
La cebolla cruda, tomada en exceso, a algunas personas les produce ardor de estómago, a raíz de lo cual es aconsejable tomarla con moderación pero no dejar de hacerlo, ya que son mucho mayores los beneficios que las molestias que pueda ocasionar.
Algunas de las indicaciones terapéuticas o medicinales de la cebolla son las siguientes:
• Tomando el mismo caldo varias veces al día, se alivia la fiebre y también en casos de bronquitis y pulmonía, puede resultar muy beneficioso, es una buena medicina pectoral para todo tipo de problemas respiratorios.
• Para la tos, tos ferina y gripe, la papilla caliente de cebolla con leche resulta un gran lenitivo.
• En todo tipo de afecciones reumáticas resulta muy eficaz para controlar y eliminar el ácido úrico, por lo que también es adecuada para todo tipo de afecciones renales y urinarias.
• Como desinfectante intestinal, la cebolla, acompañada de tomillo, es un eficaz remedio, sobre todo si se acompaña de ajo crudo.
• La cebolla puede resultar, al mismo tiempo, un eficaz preventivo del cáncer y de la leucemia, sobre todo si se acompaña de una alimentación completamente natural.
• Actúa contra el debilitamiento y la impotencia sexual tomándola en abundancia, a diario y preferentemente cruda.
• Para toda clase de trastornos del aparato digestivo, el caldo de cebolla, con manzana y zumo de limón, constituye uno de los mayores remedios caseros.

El Limón
El limón pertenece a la familia de las "citrus"; ampliamente conocido en casi todo el mundo debido a lo fácil que resulta transportarlo y a su resistencia a los cambios de temperatura.
Este fruto contiene: Agua fisiológica 90; Albúmina 0,50; Aceite o cuerpos grasos 0.50; Azúcar 0,90; sales vitales 2; Alcalis y ácidos 5; Celulosa 1,10.
Para conservar los limones por largo tiempo, el procedimiento es sencillo: en primer lugar se han de elegir los más sanos (que no estén golpeados, y no importa si están aún un poco verdes. Se envuelven uno por uno en papel de diario y se los coloca en un lugar seco y oscuro. En el momento de usarlos estarán bien jugosos y con la piel más delgada.
Para que rinda más el jugo, se recomienda calentarlos un poco al fuego, ya que el calar dilata más los tejidos y desprende más agua.
El limón no acidifica el estómago, es un reconstructor de tejidos por su acidez cicatrizante; tampoco perjudica el esmalte dental, como se sostiene popularmente, por el contrario fortifica las encías y las raíces de muelas y dientes; por vía interna, en el torrente sanguíneo alimenta continuamente a las células de esmalte, al hueso y nácar de la dentadura, con las sales de sosa, cal, hierro, sulfuro y magnesio.
El limón es el fruto ácido y alcalinizante de mejores cualidades medicinales, y con la ayuda y apoyo de la ciencia experimental naturalista, pueden curarse muchas dolencias que nos afectan.
Las propiedades medicinales del limón comenzaron a propagarse por Europa hace más de cien años; las condiciones de este fruto han sido reconocidas por la Medicina oficial al otorgar el Premio Nobel de Química, en 1934, al profesor sueco Euler, por haber descubierto que el limón contiene una vitamina que cura la neumonía. El limón es una medicina universal. Buena para los vegetarianos, naturistas, trofólogos, semivegetarianos y mejor aún para los "carnívoros".
Los dientes y el limón
Las carnes, pescados, huevos, quesos, el pan, las pastas, el chocolate y el alcohol son los verdaderos acidificantes perjudiciales que atacan la dentadura. Por el contrario, el ácido del limón neutraliza y ataca a estos ácidos productos de la fermentación.
Tomando por lo menos el zumo de un limón por las mañanas, quita el mal gusto de la boca y la pastosidad. Aclara la voz y quita las afecciones de la garganta. El limón es sedante, disminuye la presión y regulariza el funcionamiento del corazón. El zumo de limón es agradable al paladar, agudiza las secreciones salivares y tonifica las glándulas del estómago.
Para que el jugo de limón resulte más eficaz
El jugo de limón no se bebe, se succiona. Ahí es donde ha radicado el error en la forma de tomarlo. Bebiéndolo succionado con una pajita y tragando pequeños sorbos se puede comprobar que: no se siente la acidez y agriedad en la boca en el momento de tomarlo; que luego al masticar verduras, pan u otra substancias no se registran molestias en la dentadura.
Por qué cura el limón
Una substancia frutal cuanto más ácida es, más poder terapéutico tiene, ya que neutraliza los residuos tóxicos de la sangre. La sangre es precisamente la que necesita purificarse. Purificar quiere decir, reveler la masa líquida que circula por debajo de nuestra epidermis, en nuestros tejidos, huesos, en lo más íntimo de nuestras células.
Reveler es exprimir una cantidad de tejidos orgánicos y hacer que arroje toda putrefacción humoral que, por su calidad y cantidad, no se ha podido oxidar o eliminar por el efecto del libre riego de la sangre arterial rica en vitaminas y sales alcalinas con su consiguiente tanto por ciento de oxígeno puro.
El limón cura porque oxida, actúa en nuestro interior reduciendo a lo mínimo el radio de acción infecciosa, por su efecto astringente, depurador y quemador de residuos. Su linfa en perfectamente asimilable por nuestras glándulas y penetra naturalmente en las células realizando el efecto purificador.
Propiedades medicinales
Este fruto pequeño contiene más de cien propiedades medicinales, probadas a lo largo del tiempo; no solo es un condimento necesario en la gastronomía, además puede proporcionar alivio a muchas dolencias. En muchas publicaciones vegetarianas se hace referencia a las cualidades medicinales del limón; aquí exponemos sus beneficios:
Antiescorbúticos. Se toma cada día el sumo crudo de doce limones, así se cura y evita el escorbuto.
Infecciones febriles: Todos los días se toman el jugo de doce a quince limones, evitando de esta manera toda posibilidad de infección y se logra disminuir la fiebre.
El naturismo científico trofoterápico emplea el jugo de limón para curar la fiebre.
Tifus: está ampliamente indicado para las fiebres tíficas. Tomando en cantidad suficiente zumo de limón las fiebres no resisten el poder microbicida del jugo de limón crudo.
Sarampión: Se ha demostrado que cura rápidamente el sarampión solo necesita de tres a cuatro días de ingestión de jugo de limón rebajado con agua o bien con agua de cebolla bien hervida.
Escarlatina: En este caso las tomas de jugo de limón deben alternarse con tomas de zumo de naranja, o bien con jugo de uva, o bien caldo de cebolla.
Difteria: El limón tomado en cantidad cura la difteria; desinfecta la sangre y la garganta radicalmente. En este caso reduce la inflamación y gracias a la alcalinización química que produce en el momento de ingerir su zumo, permite al organismo enfermo defenderse rápidamente, sin perjudicar al enfermo, ya que el limón no perjudica el organismo, solo ataca el mal.
Viruela: La cura y evita. Mata los gérmenes, esto en el caso de tomarse en cantidad, ya que si la cantidad es muy poca no hace el efecto esperado.
Parásitos: Combate los parásitos intestinales combinado con ensaladas silvestres.
Estómago: gracias a su efecto astringente, el limón hace que las paredes del estómago tomen consistencia y, por lo tanto, se digiere mejor.
Garganta: Es el elemento más eficaz para combatir con rapidez y seguridad todas las afecciones de la garganta; desinfecta y tonifica las mucosas de las membranas.
Microbicida: el limón es un agente poderoso para combatir aquellas enfermedades de carácter contagioso, Angina de pecho: El limón resulta muy eficaz para combatir la angina de pecho. Hay casos de curación radical con solo administrar por la mañana, al levantarse y en ayunas, el jugo de quince limones.
Gripe: El limón está especialmente indicado para curar la gripe; es un remedio natural que consigue mejores resultados que los compuestos químicos. Debe tomarse jugo en buenas dosis, tratando de sudar generosamente, y volver a tomar más limón.
Desinflamante: Su poder desinflamante cura y evita las inflamaciones de la piel.
Diarreas: Produce un efecto astringente y corta la fermentación butírica.
Tos: El limón es un medio óptimo para curar la tos en todos su grados.
Inapetencias: Tomar el jugo de un limón antes de cada comida.
Depurativo: Poderoso depurativo, fortifica la sangre en corto tiempo, si se sigue una dieta racional.
Bronquitis: Conviene tomarlo en gran cantidad, además de hacer compresas de jugo en el pecho, embebiendo algodón hidrófilo. Combate la vejez prematura, ya que rejuvenece las células de la sangre y los tejidos.
Dolor de cabeza: Se evitan los dolores de cabeza tomando el jugo de cinco limones antes del desayuno, almuerzo y cena.
Jaqueca: Está indicado contra la jaqueca ya que activa la actividad dinámica de los corpúsculos rojos en la corona cerebral.
Alcoholismo: Tomado en gran cantidad, combate y evita el alcoholismo; cura sus efectos nocivos y lo evita porque al que está acostumbrado a tomar jugo de limón rechaza toda bebida alcohólica.
Dentadura: Es el dentífrico por excelencia; limpia y blanquea los dientes conservando siempre la dentadura.
Piorrea: Es el remedio más eficaz para combatirla, es el agente más poderoso de destrucción de la fermentación microbiana de la boca y las encías. El limón tomado a tiempo cuando se es joven, evita la arteriosclerosis; en el caso de padecerla, el limón la corrige en buen grado, no importa la edad.
Hipo: Tomando una buena dosis de limón bien ensalivado y a continuación haciendo respiraciones profundas con la boca cerrada, se corrige en el acto el hipo. El limón combate pesadillas e insomnio.
Tortícolis: Se emplea con mucho éxito para aliviarla.
Cicatrizante: Actúa como cicatrizante en toda clase de heridas.
Acné: Da muy buenos resultados para tratar el acné. Si se emulsiona con un poco de aceite de almendras o de hierbas silvestres, es la mejor pomada para aplicarse en cara y cuello. El limón combate las erupciones de la piel.
Amígdalas: Se emplea con éxito en las inflamaciones. Carbunclos: Lo cura y evita. Como se trata de un infección en la sangre, puede aplicarse como en el caso de las anginas de pecho. Cura todo resfrío de nariz, cabeza o garganta.
Anginas: Las cura en 24 horas bebiendo una buena cantidad y haciendo gárgaras.
Catarro: Lo combate eficazmente a condición de tomar el jugo de 15 a 20 limones exprimidos, en ayunas, aumentando su poder si se le agrega zumo de cebolla. El limón es muy indicado para la gordura y obesidad. Evita y destruye las adiposidades.
El limón, tomado continuamente, ayuda a abandonar el hábito del cigarrillo.
Debido a que es ácido, cura y evita toda acidez de estómago, hígado y la bilis.
Descongestiona el color rojo de la cara, entre otros, los que ocasiona el vino; así queda demostrado la acción del limón sobre toda bebida alcohólica.
Es un regulador de la energía de nuestro cuerpo, pues en invierno se siente menos el frío y en verano se sufre menos el calor.
Cura los granitos de la lengua y los labios.
Es un gran aperitivo y el mejor tónico.
El limón está indicado para curar el raquitismo.
Cura y evita la escrófula.
Combate las várices.
Hace desaparecer rápidamente las manchas de la cara.
Da resultados extraordinarios cuando se emplea en cualquier enfermedad del hígado.
Ayuda eficazmente a que el metabolismo asimilativo interno se realice con total normalidad.
El jugo de limón combate y evita la sequedad de garganta y la sed, si se toma puro.
Es el único remedio para tratar los sabañones.
El limón combate el paludismo.
Es el mejor remedia contra las mordeduras de animales rabiosos; además para las picaduras de arañas, serpientes o insectos.
Es el gran enemigo de las pestes endémicas y epidémicas. Combate la gonorrea y la sífilis.
El limón combate la malaria y las fiebres llamadas "de Barcelona". Cicatriza úlceras de estómago: el ácido mata al ácido.
Cura las llagas de la garganta y la boca.
Es indicado contra la colitis.
Cura las inflamaciones del hígado y páncreas.
Está indicado en todos los casos de dilatación de estómago, hígado e intestinos.
Suprime las ampollas de la piel y los labios que aparecen enseguida de una indigestión.
El limón, tomado su zumo en gran cantidad, desinfecta y cura las hemorroides.
Cura y evita las hemorragias postparto, internas o externas.
Combate la conjuntivitis.
Cura las hemorragias de la nariz.
Cura la parotiditis.
El limón, tomado en dosis estudiadas según lo prescribe la ciencia Trofoterápica, disuelve las piedras y cálculos vesiculares.
También está indicado contra la uremia.
Se lo ha empleado siempre y con éxito contra la caspa y la calvicie, con fuertes fricciones cada día en unión de zumo de cebolla.
Está indicado contra las eliminaciones mucosas de nariz y ojos.
El limón es el febrífugo por excelencia.
Esta indicado contra la eczema húmeda o seca.
Se aplica para aliviar la urticaria. Es un poderoso insecticida.
Combate la ciática.
Al destruir el ácido úrico, se convierte en el remedio más eficaz contra el reumatismo.
Combate la gota.
Desinfecta y cura rápidamente las fístulas.
Regulariza el metabolismo interno, permitiendo una asimilación más perfecta de los alimentos.
Está indicado para la higiene de la piel y el cabello, a la vez que lo suaviza y le da brillo.
Ayuda a conservar la línea.
Como su acción es benéfica para todos los órganos del cuerpo, estos trabajan con el máximo de rendimiento y perfección, de donde proviene el equilibrio general.
Es muy recomendable para la orquitis.
Por contener vitaminas, su uso continuado, es muy recomendable. Por desempeñar estas vitaminas el papel más comprometido en los conflictos de la Fisiología química, el limón es el remedio más indicado en los casos de avitaminosis.
Por la limpieza y eliminación que efectúa en todo el aparato respiratorio, facilita y aligera la respiración, la respiración pesada y angustiosa desaparece.
Cura la pleuresía.
El limón corta rápidamente los flatos intestinales. Hace desaparecer en forma inmediata el mal aliento bucal.
Es un excelente sustituto de la tintura de yodo; posee más ventajas que ésta. Aplicado directamente puro, es el mejor desinfectante y cicatrizante.
Combate los dolores de estómago y riñones.
El limón es antiespasmódico, regularizando todas las contracciones anormales de los músculos y los espasmos.
Es antieritémico. La eritema solar, que consiste en la excesiva irritación de la piel y la consiguiente caída de la misma, que está originada por una permanencia demasiada prolongada al sol y es más que nada por no haberse friccionado previamente la piel con zumo de limón. De todos modos en caso de eritema, debe aplicarse con mucha suavidad el zumo de limón, el cual acelerará la curación y cicatrizará las llagas si las hubiese.
El limón, combinado con cebolla y lechuga, es bueno para los dispépticos, porque limpia y regenera las paredes estomacales.
El limón es antidiabético. Administrado trofoterápica-mente el limón se convierte en el enemigo de la formación de azúcar.
Cura los edemas en todas sus manifestaciones.
Corrige las irritaciones de la vejiga y vías urinarias.
Además de curar los dolores provocados por el reumatismo circulante, corrige las manifestaciones artríticas en general: nudos en los dedos, llagas en el lugar del nacimiento de las uñas y en las articulaciones.
Combate la espermatorrea.
Corrige la sinovitis, es decir, la inflamación de las glándulas sinoviales.
El limón cura el prurito.
El limón cura la apendicitis crónica, y emprendiendo el tratamiento a su debido tiempo, evita la apendicitis aguda, siempre a base de individualizar el tratamiento. Tomado en cantidad regulariza todas las funciones de eliminación entre ellas especialmente la transpiración.
El zumo de limón tomado en cantidades suficientes reduce las neurismas.
Tomado en dosis científicas y bien combinado reduce y hace menos violentos los ataques epilépticos.
El zumo de limón combate la ictericia. Combate la leucorrea.
Cura la disentería.
Cura la cistitis, la protatitis; ayuda a la curación de las hernias.
Evita las hemiplejías crónicas y agudas. Cura la disnea crónica y aguda.
El limón quita el dolor de cabeza, tomado en té de cascara de naranja.
Calma los nervios porque los tonifica.
En pocos minutos un vasito de limón puro puede cortar una diarrea.
El jugo de limón es el mejor desinfectante para las heridas.
En lugar de jabón, puede usarse limón para lavar la piel y el cabello.